¡No te pierdas nada!

Recibe los últimos post y contenido exclusivo en tu correo. Nada de spam. Prometido.

Conoce la diabetes tipo 3 y cómo prevenirla

Tiempo de lectura estimado: 3 minuto(s)

Antiguamente, eran las enfermedades transmisibles las que asolaban al mundo. Con los avances de la ciencia, éstas se han controlado y han aumentado la esperanza de vida de las personas. No obstante, el envejecimiento de la población, unido a un estilo de vida poco saludable, ha favorecido la implacable aparición de las, muchas veces fatales, enfermedades crónicas, como la Diabetes y el Alzheimer.

En España, según información de la Federación Española de Diabetes, el 14% de la población tiene Diabetes Mellitus, habiendo alrededor de 400 mil casos nuevos de DM tipo 2 cada año. Esto se traduce en casi 1.100 casos por día, y ¡45 casos por hora! Por otra parte, según la Confederación Española de Alzheimer, más de 1,2 millones de españoles sufren Alzheimer, y entre el 30% y 40% de la población presentan casos sin diagnosticar según la Sociedad Española de Neurología. Si estos números han ido en ascenso, nuestro interés sobre ellos ¡también debería de hacerlo!

¿Diabetes Tipo 3? Consejos para prevenirla

Es un término propuesto para integrar la relación entre la diabetes y la enfermedad de Alzheimer, y suele usarse para los casos de DM tipo 2 a los que se les diagnostica EA. Aunque es un tema que necesita más investigación, la propuesta de que se denomine Diabetes Tipo 3 se origina por la forma en que, los mecanismos activados en la diabetes, pueden favorecer el desarrollo del Alzheimer. Los estudios que han relacionado la diabetes con el Alzheimer responsabilizan a la intolerancia a la glucosa y al descenso en la producción de insulina de esta conexión.

¿Ventajas de conocer esta info? Las personas con diabetes pueden tomar medidas preventivas a fin de controlar su condición y evitar desarrollar Alzheimer, siendo lo ideal que los sistemas sanitarios sean los primeros en advertir sobre este riesgo. Las personas diagnosticadas con diabetes que hayan tenido un diagnóstico temprano y/o que tengan predisposición genética a desarrollar Alzheimer o demencia, deben estar pendientes de los síntomas de la DM 3, que son los mismos que los de la demencia o la enfermedad de Alzheimer temprana.

Una alimentación rica en fibra, omega-3 y antioxidantes

La alimentación ¡siempre será nuestra gran aliada! Y si bien existen muchas recomendaciones, en esencia son las siguientes:

natural athlete Alto consumo de frutas, vegetales y semillas, como las de linaza y la chía. Estos alimentos ayudan en el control de los niveles de glucemia.

natural athlete Reducir o eliminar el consumo de carbohidratos procesados y refinados como los azúcares, refrescos y bollería, así como reducir el consumo de alcohol y cafeína.

natural athlete Consumir más grasas ricas en Omega-3, como las provenientes del aguacate, frutos secos, y aceite de oliva; que tienen propiedades antiinflamatorias excelentes para reducir los daños del estrés oxidativo característico de la diabetes y el Alzheimer.

natural athlete Evitar el consumo de embutidos industriales ya que son ricos en nitritos, sustancias que se han relacionado con alteraciones como la hipertensión.

Reducir el porcentaje de grasa corporal

El aumento del tejido adiposo se asocia con una mayor resistencia a la insulina. Empezar a bajar este índice (recomiendan entre el 5% y 7%), ayuda a que el cuerpo asimile mejor la insulina, permitiendo reducir los niveles de glucosa en sangre. Esto se logra a través de una alimentación balanceada y un estilo de vida activo.

Dejar de fumar

Los estudios señalan que los fumadores tienen de 30% a 40% mayor posibilidad de desarrollar diabetes tipo 2. Y los que desarrollaron DM pueden tener mayor resistencia a la insulina y más dificultad para controlar la enfermedad. Tras ver estos datos, ¿no crees que vale la pena el esfuerzo de abandonar este hábito?

Monitorizar niveles de colesterol y tensión arterial

Muchos estudios han encontrado que valores altos de colesterol en sangre y la hipertensión son factores de riesgo para el deterioro cognitivo leve y el Alzheimer, por lo que el control periódico de estos valores es importante.

Mantenerse físicamente activo

Realizar actividad física regularmente, tanto aeróbica o cardiovascular como anaeróbica o de fuerza, es una gran aliada en estos casos ya que mejora la manera en la que nuestro cuerpo asimila la insulina -entre muchos otros beneficios, ayudando a controlar los niveles de glucosa en sangre. Si no estás acostumbrado a hacer ejercicio ¡no te preocupes! Comienza con la actividad que te sientas más cómodo. Puedes comenzar caminando 10 minutos al día e ir aumentando el tiempo progresivamente. Lo importante ¡es empezar!

Mantenerse activo mentalmente

Siempre se habla de la actividad física, pero es raro escuchar recomendaciones sobre mantener nuestra mente activa. No obstante, es ¡de las más importantes! Ya que se ha demostrado que ayudan a proteger la función cerebral en adultos mayores. ¡No te quedes atrás! Aprende cosas nuevas. Haz actividades mentales como crucigramas y rompecabezas, y mantén el contacto social, ya que también es una poderosa forma de estimular a nuestra mente.

Poner a raya el estrés

¡Uno de los mayores males de la sociedad actual! Usa herramientas sencillas como la respiración profunda, la meditación, el yoga, pasa tiempo con la naturaleza, haz algo por los demás… O cualquier actividad que notes que te ayuda a sentirte menos estresado o ansioso. Esto ayuda a mejorar la sensibilidad de nuestro cuerpo a la insulina.

Dormir un promedio de 8 horas

A dormir ¡como un bebé! Hay estudios que demuestran que un mal sueño puede ser un factor de riesgo para el deterioro cognitivo. Recuerda que las horas de sueño son las que usa nuestro cuerpo para recuperarse del estrés diario. Cuanto menos duermas, menos tiempo das al cuerpo para que se regeneren las células.

Ser regular con el tratamiento de la diabetes

¡Ser disciplinado tiene su premio! Como todo en la vida, la constancia es esencial para alcanzar el éxito. Por lo que trabajar de la mano con tu especialista, cumplir tu tratamiento, y mejorar tu estilo de vida es un pilar fundamental en el éxito de todo tratamiento. Recuerda que evitar la progresión de la diabetes, evitará desarrollar Alzheimer, o detendrá su progresión, según el caso.

Si bien aún queda muchos estudios por hacer, la conclusión siempre será: mejor prevenir que curar. No esperes a desarrollar alguna condición para tomar medidas al respecto. ¡Al contrario! Actúa proactivamente y empieza a adoptar un estilo de vida saludable que te ayude a prevenir que tu cuerpo exprese cualquier signo de mala salud.

Utiliza todos los descubrimientos y avances de la ciencia para prevenir, no sólo pensando en tí, sino también para transmitir todo este conocimiento a tus seres queridos y círculo cercano. Sé esa semilla que ayudará a seguir cosechando un mundo mejor.

¡A por ello!

#BeMoreNatural #SoloTieneCosasBuenas

Niklas Gustafson
Autor del post
Niklas Gustafson

Déjame un comentario y charlamos

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

sígueme en Instagram